Empresariado inmigrante en Suecia

Actualmente, viven 1.8 millones de personas con raíces en distintas partes del mundo. Los inmigrantes fundan o establecen sus propias empresas con más frecuencia que los suecos. Los inmigrantes desempleados también crean sus propias empresas con más frecuencia que los desempleados suecos. Las mujeres inmigrantes establecen sus empresas más a menudo que las suecas. Una de cada cinco empresas es creada por inmigrantes o personas de origen extranjero. Un informe presentado por la Dirección General de Integración (Integrationsverket) muestra que los inmigrantes jóvenes son los que específicamente tienden a emprender sus propias empresas. De acuerdo al informe, es doblemente común que los jóvenes de raíces extranjeras entre las edades de 18 a 24  se dediquen a emprender sus propias empresas comparado con los jóvenes de la misma edad nacidos en Suecia. Esto es válido tanto para las mujeres como para los hombres. Inclusive, entre el grupo comprendido de 25 a 44 años, hay un mayor número de inmigrantes que escoge fundar sus propias empresas en comparación con los nacidos en Suecia.

El tiempo vivido en Suecia tiene una gran importancia. Mientras más tiempo se haya vivido en Suecia, hay mayores probabilidades de haber creado una empresa. Los que escogen ser empresarios son sobre todo los inmigrantes que llegaron a Suecia hace diez años. El porcentaje más alto de empresarios se encuentra entre los nacidos en Asia. La mayoría de la primera generación de este grupo tiene problemas específicos al comenzar o expander las empresas ya formadas. Fuentes: Federación de Comercio Sueco (Svensk Handel) y la Agencia Sueca de Desarrollo Económico y Regional (Nutek).

El  mayor impedimento para la mayoría de los grupos es el contacto con financieros y la adquisición de capital. Los nuevos suecos simplemente no disponen de las mismas condiciones. Esto se debe a varios factores pero principalmente al que se pueda presentar una idea comercial o plan de negocios de una forma convincente.
Algo que se hace aún más difícil debido a  la deficiencia del idioma o a los conocimientos limitados sobre las reglas que dirigen el comercio en Suecia.

A pesar de las dificultades mencionadas líneas arriba, hay actualmente en Suecia, 7 000 empresas de propietarios immigrantes. Una de cada cinco empresas es fundada por una persona de origen extranjero y hoy en día estas empresas emplean a aproximadamente 250 000 personas. Se trata de empresas representadas en toda la economía sueca con un gran número de personalidades y conceptos exitosos.